Hot!

Other News

More news for your entertainment

Una valija, poco espacio, prendas claves






¿qué hacemos cuando tenemos poco espacio en la valija y queremos llevarnos todo nuestro closet de viaje?

Lo ideal para este caso es armar los looks antes de viajar.
Nada mejor que tener todos los cambios listos para no llevar cosas que sabemos que no vamos a usar.


Looks para el día y para la noche!
Empeza por el día, tienes que mirar el clima y llevar prendas comodín que puedas usar con otros looks, estas prendas comodín son los básicos.
Los básicos para combinar pueden ser, un clásico jean, una remera negra, un mono o vestido y un blazer.



Trata de que los colores sean neutros y las estampas únicamente en una mono prenda así no te resulta mas difícil combinarla.



Los accesorios son la salvación, collares, cinturones, pulseras, son los detalles que van a convertir un look en dos o tres.



El calzado y los accesorios son claves también. Ya que ocupan lugar y pesan. Por eso te recomiendo dividir calzado de día y de noche.
Dedícate una tarde a ordenar tu valija, mientras mas lo tengas programado mejor!

Fuentes: Vix.

Leonor Espinosa gastronomía para el desarrollo





El 14 de diciembre, en la sede de Tabakalera, el centro internacional de cultura contemporánea de San Sebastián, Leonor Espinosa recibió el Basque Culinary World Prize 2017. El premio creado por el Basque Culinary Center para cocineros con iniciativas centradas en el poder transformador de la gastronomía –otorgado en 2016 a la venezolana María Fernanda Di Giacobbe– nuevamente quedó en manos de una profesional de América Latina, la chef más destacada de Colombia, quien destinará los 100.000 euros que conlleva la prestigiosa distinción a la fundación que lleva su nombre.



En un país empeñado en encontrar espacios para la reconciliación posconflicto, impulsar la toma de conciencia de la gastronomía como fuente de desarrollo socioeconómico –y también como opción alterna a las actividades vinculadas al narcotráfico– constituye un logro de importancia principal.



Hace diez años, el interés por identificar y potenciar las tradiciones gastronómicas colombianas, con énfasis en las comunidades indígenas y afrodescendientes, se tradujo en la creación de la Fundación Leo Espinosa (Funleo). Bajo el lema Gastronomía para el desarrollo, la institución creada por la chef cartagenera lleva adelante proyectos orientados a la recopilación de saberes ancestrales étnicos, rescate de ingredientes autóctonos, turismo gastronómico, documentación y difusión de costumbres culinarias como expresiones de identidad cultural, entre otros nichos de acción.



Objetivos claros, trabajo directo con agricultores, pescadores, artesanos y pequeños productores en las áreas de educación, nutrición y comercialización, así como alianzas estratégicas con otras organizaciones han permitido a Funleo obtener resultados tangibles y un reconocimiento tan significativo como el BCWP para su fundadora.



Al enterarse de que el jurado le había concedido el premio, Espinosa expresó que el mismo representa “una ilusión para aquellas comunidades que durante años han luchado por ser reconocidas a través de su valor ancestral y aporte a la identidad cultural nacional. Es una forma de mitigar el silencio generado por el conflicto armado, la injusticia y la exclusión. Y para el país ratifica, en este proceso de reconciliación, la importancia de apostar por procesos gastronómicos como herramienta significativa para el desarrollo económico de las poblaciones donde realmente se encuentra el verdadero patrimonio generador de bienestar”.



La cocina de Leonor. Esta economista y artista plástica, devenida en cocinera, se ha dedicado por años a investigar las particularidades de las cocinas rurales colombianas y la biodiversidad de ese territorio –cuyos distintos ecosistemas hacen posible una despensa espléndida. Una casona del centro histórico de Bogotá aloja el restaurante Leo, cocina y cava, donde Espinosa cautiva a sus comensales con bocados que atestiguan la pasión y el respeto de la chef por la cultura gastronómica de su país.



La propuesta enunciada como Ciclo-Bioma se estructura a partir de ingredientes autóctonos y con absoluto respeto a la estacionalidad que rige cada ecosistema. Entre los once tiempos del menú de alta cocina se encuentran la langostilla con limón mandarino, basket pepper y leche de coco; el pirarucú, pescado del Amazonas que se sirve acompañado de yuca, ají ojo de pez y nuez de cacay; el cangrejo con meloso de ternera y vainilla de la Sierra Nevada; el cerdo con jumbalee –cereza local– y cebada perlada. El postre, elaborado con cacao del Magdaleno medio, llega con ajonjolí, arrechón –bebida licorosa con especias–, y titoté, un concentrado de coco.



Laura Hernández Espinosa, hija de Leonor y sommelière, es la responsable de las armonías que, en su mayoría, se realizan con las denominadas bebidas ancestrales, productos artesanales que incluyen brebajes tradicionales de distintas etnias, con aguardientes de caña silvestre, perfumados con hierbas y bejucos. Algunas de ellas son los fermentados de hojas de coca, de corozo y de jumbalee. El chirrinchi, destilado de panela, se paladea como cierre del festín, junto al aromático café afrocolombiano de Guamal.




Tanto en Leo, cocina y cava, como en Misia, su restaurante de sabores populares, ambos en Bogotá, la comida de Espinosa ofrece al comensal una oportunidad para apreciar las bondades de un territorio generoso, y el trabajo de las comunidades colombianas que encuentran en la gastronomía un mundo de posibilidades para mejorar su calidad de vida. Sofisticada o popular, su propuesta discurre por la geografía y las tradiciones culinarias de la llamada “tierra de leones” y nos devela, ante la mesa, el rostro inédito de la Colombia profunda.

Fuentes: EL Nacional.

La pizza tiene forma de estrella






Dentro del auge de la globalización, la pizza no se ha quedado a un lado y se ha adaptado a los gustos que han marcado tendencia en el mundo gastronómico. Este tipo de pizzas se les cataloga como gourmet, ya que no se basan en los estándares tradicionales y suelen presentar ingredientes variados e incluso exóticos. Es así como Soho American Gourmet trae en esta oportunidad la Pizza Estrella.



Este nuevo estilo de pizza llega con el concepto de la tradicional Margarita, pero con una serie de cambios en su presentación en donde las esquinas se convierten en una serie de pétalos rellenos de vegetales acompañados en el centro de este plato por una ensalada césar, mezclando sabores inigualables.

Un concepto que ha dado de qué hablar en el viejo continente y que ahora llega a Venezuela para deleitar los paladares más curiosos. Síguelos en las redes sociales @sohoamericangourmet para Instagram, en Twitter como @sohoamericang  y Facebook @SohoPizzas.

Fuentes: El Universal.

Gucci incursiona en el mundo de la alta cocina






La firma italiana Gucci ha llevado la moda un paso más allá.  Y es que esta semana se inauguró en Florencia, Italia, su restaruante Gucci Osteria, el cual está a cargo del chef tres estrellas Michelin, Massimo Bottura, y se encuentra en un edificio en el que la casa italiana revoluciona el concepto de ventas ya que sirve de tienda, museo y también de galería.


"Gucci garden está dedicado a la exploración de la creatividad que se encuentra en el corazón de la casa", afirma el comunicado de la firma.

El establecimiento se encuentra ubicado en un antiguo palacio de tres plantas: en el primer y segundo piso  hay piezas históricas de la marca que le dan un aire de museo, mientras que en la planta baja está el restaurante y una tienda que vende piezas exclusivas que solo se encuentran en este local y no en otra tienda Gucci.

En este lugar la cocina, se conjunga con la alta costura y eso se ve en todos los detalles, desde la decoración del lugar, hasta las vajillas que vienen con el característico estampado de Gucci en la era Michele.

Para esta apuesta el chef Bottura ha ideado platos nuevos en los que toma influencias de sus viajes y los aplica a la tradicional cocina italiana, sin dejar a un lado las influencias cosmopólitas.

Uno de los atractivos, es que a pesar del lujo que lo rodea, este restaurante es más accesible que el restaurante original de Bottura. No es necesario esperar un año para poder disfrutar de su cocina y tampoco de hacer previas reservaciones, así como tampoco pagar altísimas sumas de dinero por una comida. En Gucci Osteria el plato más caro no pasa de 30 euros.

Entre los platos que se pueden encontrar en el menú están: rissotto de hongos, tostadas peruanas, tortelline con parmigiano, entre otros.

En una entrevista a Reuters Bottura explicó que el concepto de esta ostería es que Florencia "siempre ha sido el centro de intercambio cultural del mundo, particularmente durante el Renacimiento", y eso es lo que busca reflejar en cada uno de los platos que propone en el menú. 

Fuentes: El Universal.