Hot!

Other News

More news for your entertainment

Entrevista al galardonado chef Guillermo Gonzalez Berristain

Cuando tenía 14 años, en su natal Ensenada (Baja California), Guillermo González 
Beristain conoció a su gran amor: la cocina. “Fue un trabajo de verano que mi padre casi me obligó a conseguir”, cuenta, pues el amor verdadero es como un rayo que lo sorprende a uno, no lo suelta, y se queda con uno toda la vida.
Así le pasó a este chef, que casi treinta años después, con siete restaurantes a sus espaldas (Pangea, Bardot, Chino Latino, Vasto, La Embajada, La Félix y La Reynita), se alista para recibir el reconocimiento a toda una vida entregada a la cocina. “La habilidad de Guillermo de crear cocina innovadora –mientras utiliza productos locales– deleita a los comensales desde la primera prueba”, dice Sheryl Yasger, vicepresidente de la marca global para Diners Club.
¿Qué significa este premio para usted?
Una sorpresa y un honor. Jamás me lo hubiera imaginado, pero nos dio muchísimo gusto.
¿Cómo empezó a soñar con Pangea, su restaurante insignia?
Desde que principié a estudiar comencé a soñármelo, solo me faltaban dos cosas: experiencia y dinero. Estando en CDMX me di cuenta de que me gustaba mucho mi trabajo, pero no vivir en la ciudad de tiempo completo. Tener un restaurante en Ciudad de México era imposible, además porque no tenía los recursos ni los contactos.
Entonces conocí a Cristina (Arechavala), mi socia, que es de Monterrey y estaba también temporalmente en el DF. Ella estaba tomando unas clases de cocina y empezamos a planear el restaurante. Yo renuncié, ella se regresó a Monterrey, y así fue como abrimos Pangea hace ya 19 años. Fue de mucho planear y cumplir con un sueño que ambos teníamos.
Además de Pangea, usted tiene seis restaurantes. ¿Cómo empieza a planear cada uno de ellos?
Ha sido un tema de abrir un mercado que antes no había en la ciudad. En Monterrey no había un restaurante que reuniera comida de todo México, tampoco había uno de comida meramente francesa…, entonces empezamos a explorar con esas vertientes.
Otra cosa que nos funciona muy bien es que cada vez que tenemos un proyecto nuevo, empezamos a darle mayor responsabilidad a la gente que ya trabaja con nosotros. Todos los chefs, los gerentes y los jefes de piso comenzaron trabajando en Pangea y han ido haciendo carrera con nosotros. Es una situación de ganar-ganar.
¿Qué es lo que más le gusta cocinar?
Lo que más me gusta es lo que comía de niño: pescados y mariscos. Yo siempre lo he dicho: comí más langosta que mole, porque es lo que había, no por un tema económico. Era imposible conseguir mole y facilísimo, baratísimo, conseguir langosta.
Crecí comiendo ceviche, tacos de pescado…, eso hasta el día de hoy me gusta muchísimo cocinarlo. Y cada día me gusta más prender el asador el fin de semana, que es una cultura de Monterrey. Aquí es una religión todo el tema del carbón, el asador, la brasa.
¿Qué efecto tiene sobre usted el acto de cocinar? 
Es mi pasión, es mi trabajo y es mi oficio. Sin embargo, lo que más me emociona es darle de comer a alguien. Darle de comer a alguien y ver que está disfrutando lo que yo le preparé me causa muchísima felicidad y muchísimo placer.

Entrevista a la mejor pastelera de Latinoamerica japonesa!!

La japonesa Saiko Isawa está sentada en un sofá del lobby de un hotel del norte de la capital bogotana. Espera paciente a hablar con una larga fila de periodistas, justo un día después de ganar el premio a la mejor pastelera de Latinoamérica. Luce un pantalón verde y un saco amarillo y, a pesar de haber dormido cinco horas, no se le nota el cansancio en sus ojos. ¿Tiene, en cambio, una amplia sonrisa, que se devela al pronunciar en un fluido portugués “Boa tarde, como você está?”.
Su travesía como chef pastelera empezó en Le Cordon Bleu, en Tokio, donde estudió las principales técnicas de cocina. Después realizó sus prácticas en París. De ahí dio el salto a Brasil, donde trabajó en D.O.M, número 16 en el listado de los mejores restaurantes del mundo, y Attimo, donde conoció al chef Jefferson Rueda, dueño de A Casa do Porco (São Paulo, Brasil), octavo en la lista de Latinoamérica 2017, y actual lugar de trabajo de Isawa.
Esta trayectoria le sirvió para hacer una fusión de las técnicas de la gastronomía japonesa con la diversidad de frutas de Brasil. “Aquí en A Casa do Porco tengo posibilidades de experimentar con postres que vayan en perfecta armonía con el cerdo, que es la especialidad de la casa. Por eso me gusta servir postres de frutas verdes, de fresas (morango), con un sorbete para refrescar”, afirma.
Su vasto conocimiento en frutas tropicales le dio la facilidad para sustituir el azúcar de forma natural, como sucede con su más reciente creación llamada ‘Chocolatra’, una torta de castaña de Pará (bellota), crema de leche, gelatina de cacao, bombón y helado de copoazú (fruto amazónico).

“Me gusta utilizar poco azúcar en mis postres, quiero algo más liviano, y por eso siempre busco balancear los ingredientes naturales”, explica. Un ejemplo de esto es su ensalada de fresa, una alternativa que le da a sus comensales usando un mismo ingrediente. Lo mismo pasa con un simple budín (flan), uno de los favoritos, pero al mismo tiempo sabe que hay que innovar, como lo hizo con sus postres que incluyen ingredientes salados como la albahaca.
Los críticos gastronómicos reconocen a la japonesa como una chef de cocina familiar. “Es cierto, tengo varios postres que se pueden hacer en casa. De hecho, doy cursos a las madres de São Paulo, aunque ya tengo otros que son más técnicos y necesitan más experiencia”, dice.

Por lo pronto, Isawa seguirá despertándose todos los días a las 8 de la mañana y acostándose después de la medianoche. Su próximo sueño es abrir su propio restaurante, solo de postres, para seguir sorprendiendo a las personas con sus sabores y creaciones culinarias.

Los bolsos estampados y bordados, la nueva tendencia de otoño


Porque la nueva temporada también llega para los complementos. Así que si no te puedes resistir a hacerte con un capricho en forma de bolso, te presentamos cuáles serán los más deseados de la estación. Pequeños, bordados, cruzados o a la espalda, la pasarela y las firmas de lujo ya han anunciado cuáles son los bolsos que no nos quitaremos este próximo otoño e invierno. Sigue leyendo y descubrirás cuáles serán las próximas joyas de tu armario.

Flores de colores
Sí, son el print por excelencia de esta temporada. Y la culpa es de Gucci, que las ha convertido en el máximo objeto de deseo. Bolsos de mano, de mayor o menor tamaño, con flores bordadas o impresas serán un valor al alza este otoño. Y además los encontrarás también en versión low cost. Añádeles un lazo o un pañuelo en el asa y no habrá quien pueda ganarte en cuestión de moda.

Minibag
 Y cuanto más pequeño, mejor. Eso sí, imprescindible que tenga cadenaun toque de color y algún detalle con fuerza y personalidad. ¿Una auténtica adicta a ellas? La actriz Elle Fanning, que no se quita su Miu Miu desde hace meses. ¿Su truco? Llevarlo sobre un total look negro para que el protagonismo absoluto de su estilismo se lo lleve el bolso.

A la espalda
 Una temporada más, la mochila sigue siendo un it bag y no solamente un mal necesario para tus prendas del gimnasio. Eso sí, si no te puedes permitir una de lujo y de firma, no te preocupes, porque existen enormes posibilidades a precios razonables. ¿Un consejo? Apuesta por la sobriedad, con algún toque de color, para poder llevarla las 24 horas del día.


La moda de otoño, las medias de rejilla personalizadas

Las medias de rejilla, consideradas como un símbolo sexual durante décadas, vuelven este otoño para quedarse. El pasado invierno ya lograron conquistar a la mayoría, revolucionaron las pasarelas y combinaron diferentes estilos.
Han sido consideradas como un elemento que añadía un toque sensual la mayor parte de su existencia. Esta tendencia surgió en 1920, en EE.UU, apareciendo como un elemento que rompía con todo ya que mostraban algo de piel y por lo tanto, no eran bien vistas.
Pero en el mundo de las  pin-ups marcaron un antes y un después. Se convirtieron en un elemento de moda. Marilyn Monroe era un icono para esta tendencia, combinándola con faldas, algo que enfatizaba el poder de sus curvas.

Lo que más gusta de esta prenda es la facilidad para conjuntarla con diferentes estilos. Siempre es una fantástica opción para cualquier look, desde llevarlas bajo los jeans rotos hasta combinarlas con una falda. Logran sacar la mayor personalidad a cualquier estilismo.
El pasado invierno ya estaban presentes en la red social por excelencia. Instagram estaba repleto de fotografías con medias de rejilla que acompañaban a vestidos, faldas, pantalones e incluso aparecían en forma de calcetín. Y esta temporada no podía ser menos, las influencers están comenzando a afianzarlas, pero hay una diferencia: no son  el modelo básico. 
Chiara Ferragni ha sido la primera en mostrar el amor por esta tendencia. La influencer italiana ha sacado de su armario las medias de rejillas con un modelo diferente para reinventarlas. Se trata de un modelo que mezcla la clásica rejilla con topos, una apuesta original. Calzedonia es una de las marcas culpables de este nuevo fenómeno fashion. 
La marca ha querido mostrar una nueva forma de llevar estas medias y ha dejado que cada clienta le de su propia personalidad a las suyas. ¿Cómo? Customizándolas.
Varias instagramers españolas han querido mostrar cómo llevar esta tendencia reinventada. Y si una cosa esta clara, es que si te atreves le darás a tus looks un toque más especial. 

Desde perlas y estrellas, hasta pequeñas flores, accesorios que convertirán tus medias en un complemento que atraerá todas las miradas.